Ruta Corta PICO REIRIGO (979 m) y PICO PLACÍAS (1.022 m) Las Medulas (León)

Pano de las Medulas

Las Médulas fueron la mayor mina a cielo abierto de todo el Imperio y nos ha dejado, siglos después, uno de los paisajes más inquietantes y hermosos de toda la península.La belleza de este lugar con pequeñas colinas rojizas llenas de verde de la vegetación, con increíble juegos de luz, formadas tras el corrimiento de tierras que hicieron los romanos para extraer el oro. Hoy, este paraje cultural, fruto de la naturaleza y la acción del hombre, es Patrimonio de la Humanidad desde 1997 y merece que le dediquemos tiempo para descubrirlo y respeto, ya que como todo paraje cultural, es muy frágil a la acción del hombre.

IBILIBIDEA /FITXA TEKNIKOA

    • Mapa:

ITINERARIO
El origen del nombre de la zona, “Las Médulas”, no está del todo claro aunque entre los expertos en la materia se habla de que ése es el nombre que se le daba a los amontonamientos de paja, tremendamente comunes en esa zona. Otros autores lo relacionan con el latín metalla, metales. También hay muchos partidarios de que el nombre proviene del Mons Medulius (Monte Medulio). Este entorno fue declarado “Bien de Interés Cultural” en el año 1996 debido a su interés arqueológico. En el año 1997 la Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad, en el año 2002 se le galardonó con el título de “Monumento Natural” y en el año 2010 “Espacio Cultural”.
La ruta circular alternativa que proponemos es más corta y consiste en ir enlazando una serie de recorridos balizados como son la senda Reirigo, la senda Perimetral y la senda de las Valiñas.
El área donde se encuentra el Aula Arqueológica está situada en la entrada del pueblo de Las Médulas (690 m), aquí hay un parking donde nos dejara y donde nos recogerá el bus. Caminaremos hacia el centro del pueblo. Como veremos desde el pueblo hay varias sendas señalizadas con diferentes tipos de dificultad y que acceden a distintas zonas de este parque natural. Vamos atravesando el pueblo y tomamos en un primer momento el sendero balizado de la senda de las Valiñas, llegados a un cruce tomaremos el desvió dcha.. para tomar el camino perfectamente señalizado de la senda Reirigo, unos cientos de metros más adelante enlazamos con la senda perimetral, una sencilla pista forestal apta para bicicletas, sin dejar esta pista llegamos al mirador de las Pedrices (800 m), a partir de aquí el sendero a seguir es común para ambas rutas existiendo dos opciones bien definidas, si no se quiere hacer cima solo hay que seguir la senda perimetral y si se quiere hacer cima seguir senda Reirigo. (Cualquier opción es factible).
Si deseamos realizar el recorrido siguiendo la senda Reirigo dejaremos la pista para tomar a la izquierda el empinado sendero del Pico Reirigo (979 m). ¡Buff!….. No esperábamos esta dura cuesta, pero se hace corto y la imagen desde el pico es más que espectacular y compensa el esfuerzo. El sendero que sigue hasta el pico Placías por La Senda Reirigo es algo complicado, muy estrecho, pegado al precipicio y sigue el borde de las Médulas. Tampoco es que sea muy difícil, pero con el terreno húmedo y con barro hay que pisar con cuidado. Junto al vértice geodésico del Pico Placías (1.022 m) repondremos fuerzas y después bajamos de nuevo a la senda perimetral. Justo en el cruce hay un amplio merendero y contenedores para tirar la basura.
Siguiendo por la pista, llegamos al mirador de Orellán (890 m), desandamos un poco para coger el cruce que indica la senda Viñales y la Cuevona. Este enlace de aproximadamente un kilómetro es un hayedo salpicado de castaños que hoy está bonito pero que en otoño debe estar ya a otro nivel. Este tramo termina en la Fuente de La Tía Viviana (780 m). Cogiendo ya la senda Viñales, pararemos a contemplar la Cuevona (745 m) y más adelante La Encantada (745 m) dos cuevas que forman parte de la antigua red de túneles, galerías y pozos de la explotación minera y que, por tanto, son huellas de la antigua actividad romana. Desde luego, muy interesantes de ver, abiertas y que no dan sensación de claustrofobia. Merece la pena detenerse a leer los paneles informativos para comprender mejor la formación de las Médulas y las técnicas de extracción de oro que usaron los romanos 20 siglos atrás. Tras visitar estos dos puntos de interés y sacar unas cuantas fotografías seguimos el camino por el Camino de Las Valiñas para cerrar el círculo y volver a llegar al punto de partida situado en el pueblo siguiendo los caminos perfectamente señalizados. En el pueblo de las Médulas hay varios bares y restaurantes donde podremos comer antes de iniciar el camino de regreso a casa.
NOTA:
Los itinerarios aquí expuestos para el viernes, sábado y para el domingo son orientativos pudiendo combinarlos a gusto de cada uno.
L@s que el sábado no quieran realizar la ruta montañera al Teleno y decidan hacer una jornada turística gastronómica por Astorga tendrán que respetar los horarios de llegada y recogida, estando en el punto de recogida a la hora indicada.