Ruta Alternativa Urizaharra Samaniego por San León (1.223 m)(Araba)

???????????????????????????????

IBILIBIDEA /FITXA TEKNIKOA: (Ruta Alternativa)

Perfil del Recorrido Ruta Alternativa

ITINERARIO
Damos comienzo esta travesía en el pequeño pueblo de Peñacerrada-Urizaharra (755 m), perteneciente al territorio histórico de Alava y dentro de la cuadrilla de Campezo-Montaña Alavesa, caminaremos en dirección SE por pistas de tierra entre las parcelarias durante 3 km hasta llegar al pueblo de Montoria (805 m). Se deja el pueblo atrás siguiendo una apacible pista flanqueada de avellanos que discurre por el fondo del modesto valle en dirección Sur. Al poco de cruzar un arroyo se presenta una bifurcación (820 m) hay que dejar la pista de la derecha, que sube hacia el monte Atxabal, y que se usará para l@s que deseen realizar el trayecto más largo por el cresterío de la sierra, tomaremos la de la izquierda, empedrada, que asciende paralelo al arroyo de La Mina. Arces, quejigos, hayas y especialmente avellanos, tapizan este frondoso barranco. Tras dejar un camino a la derecha se cruza el arroyo y la pista penetra en un soberbio hayedo que cubre las laderas del estrecho barranco y en el que destacan algunos vetustos ejemplares. La gran belleza del recorrido se ensalza con el rumor del cristalino arroyo. Al llegar a la confluencia de dos regatas, se cruza nuevamente el arroyo y se penetra en un pinar. A partir de esta zona se advierten indicios de la antigua actividad minera del carbón por la que Montoria tiene renombre. El firme se torna herboso y pronto un camino se desgaja a la izquierda (910 m) continuando de frente nuestra ruta que penetra nuevamente bajo el hayedo, siempre remontando el curso del arroyo, descubriéndonos recónditos parajes. En un punto determinado se rebasa una zona encharcadiza, debido a las surgencias de manantiales, y se comienza a ascender bruscamente (985 m) en la altura de la confluencia de varios arroyos. Ahora un sendero serpentea esquivando surgencias hasta alcanzar una zona más llana en el bosque, donde se descubre el manantial de Altzieta, al pie de una gran haya, que se encharca antes de caer al arroyo. La ruta, disimulada por la hojarasca, sigue su trazado por el suntuoso hayedo en el que comienza a aparecer el boj. Al llegar junto a un viejo mojón de piedra se continúa de frente y a los pocos metros se enlaza con una pista forestal (1.025 m) por la que se continúa ascendiendo suavemente bajo el bosque, donde destacan un buen número de acebos. En el momento en que el camino comienza a llanear hay que abandonarlo para tomar otro a la izquierda (1.065 m) apenas perceptible, que prosigue la ascensión hacia un amplio collado. Una vez en el collado (1.090 m) el camino adquiere más entidad y comienza a descender por un bonito barranco a la sombra del hayedo con boj. En el descenso hay que estar bastante atentos ya que en un punto dado tenemos que abandonar el delicioso camino (1.055 m) que desciende a la carretera que se dirige al puerto de Herrera, para tomar a la derecha otro que asciende en dirección SO por una nueva vaguada bajo el hayedo. Nuevamente hay que prestar atención ya que antes de llegar a la zona más alta hay que dejar este camino y tomar una vereda que parte a la izquierda (S)(1.105 m) discurriendo entre bojes hasta llegar a una zona alta y despejada donde medran jóvenes quejigos entre el boj. El itinerario desciende ahora ofreciendo una hermosa vista sobre la sierra de Toloño, apareciendo la agreste cima del monte San León con su antena y a la izquierda los escarpes rocosos de Peña del Cuervo y Eskamelo. El camino se introduce nuevamente bajo el hayedo en una nueva vaguada que se cruza para remontar de frente, en fuerte cuesta, hasta alcanzar un nuevo alto donde vuelve a aparecer el quejigo con boj y algunas encinas. En el descenso se desemboca en una pista de buen firme (1.100 m) que une la carretera del puerto de Herrera con el puerto de Rivas. Nuestra ruta sigue a la izquierda durante unos 50 metros para tomar un camino herboso que sale a la derecha y que se dirige a unos prados. Posteriormente discurre en paralelo a una alambrada, en el término de Roturos de Herrera, que encierra una plantación de coníferas y abedules. Al poco hay que dejar este ramal (1.100 m) para dirigirse a la izquierda (OSO) sin camino, por el prado, hacia el cercano bosque. Al penetrar en el mismo se asciende siguiendo aproximadamente la misma dirección hasta enlazar con una pista forestal (1.110 m), en este punto se puede optar por tomar la variante, que se describe a continuación, que asciende al monte San León y que al descender pasa por la cueva del mismo nombre. VARIANTE: Ruta fácil hasta la cima del monte San León presentando alguna pequeña complicación en el tramo de descenso hasta unirse nuevamente con la pista forestal, se toma la pista a la izquierda llaneando por el hayedo con boj en dirección al puerto de Herrera, dejando a la derecha la dirección del itinerario principal. Al llegar a la carretera, ya en el alto del puerto de Herrera, se ha de tomar una pista embreada que asciende a la derecha. Tras describir un par de lazadas alcanza un edificio vallado de transformación de la antena de la cima (1.170 m). Desde aquí se continúa por una estrecha escalinata con un barandado de madera que supera zigzagueando los últimos resaltes antes de alcanzar la rocosa cima del monte San León, coronado por un mastodóntico repetidor (1.228 m), desde la cumbre una vasta panorámica se rinde a nuestros pies: el extremo oriental de la sierra de Toloño con el pico Cuervo, Eskamelo, Castillo de Vallehermosa, Cervera y Recilla. Los meandros del río Ebro y las tierras de La Rioja, la sierra de la Demanda y el monte Toloño, por destacar lo más cercano. Para l@s que deseen visitar una joya subterránea como es la cueva de San León tomaran dirección NNO. En la parte occidental de la cima un espinazo de verticales escarpes indica el rumbo a seguir hacia la cueva de San León, tomando una senda que pasa junto a una pequeña caseta de transformación. La estrecha vereda discurre a lo largo de la dorsal caliza de San León con subidas y bajadas hasta enlazar con la arruinada calzada que subía al desaparecido castillo de San León, mandado derruir en la carlistada y del que no queda apenas ningún indicio. La vereda serpentea entre las matas de boj del hayedo hasta llegar a un punto en el que tuerce a la derecha y desciende (1.185 m) un tanto abruptamente por el hayedo, perfila una pared rocosa y va a dar a la bocana de la interesante cueva de San León.
Tras disfrutar de la cima y de la cueva emprendemos el camino hacia Samaniego y para ello desharemos el camino andado hasta la carretera, “a partir de aquí el camino vuelve a ser común para ambas rutas”, regresaremos a la carretera, en el alto del puerto de Herrera (1.100 m), tenemos que bajar un tramo de carretera en dirección a La Rioja para, en pocos metros, encontramos una pista a nuestra izquierda que penetra en el hayedo. Este camino rodea la cima de Matikal (1.188 m) y alcanza el puerto de Pipaón o Urdate (1.095 m). Situado tan solo a 800 metros a oriente del Puerto de Herrera y flanqueado por las cimas de Matikal (con sus dos antenas repetidoras) al Oeste y la Peña del Cuervo (antecima de Eskamelo) al Este. Aunque hoy en día se encuentre relegado al olvido, especialmente su vertiente sur, de la que apenas se atisba el sendero, hay que resaltar su gran importancia desde muchos siglos atrás, como vía de comunicación y comercio entre las dos vertientes de La Sierra, en especial de Pipaón con Samaniego.
Seguiremos de frente con rumbo suroeste por el viejo sendero, que en el primer tramo se manifiesta con claridad su pretérita existencia, para ir apagándose después en cortas lazadas, casi engullido por la vegetación. Poco a poco va girando a occidente y, sin apenas notar el desnivel, llega a la carretera del Puerto de Herrera, saliendo a los 930 metros del inicio de su descenso y a los 80 de rebasar la entrada al mirador del Balcón de la Rioja. Al tomar contacto con la carretera dos pequeños mojones blancos, situados a uno y otro lado del asfalto, nos pueden servir de referencia. Justamente la cruzamos y entramos de frente siguiendo un trazo de sendero descendente que, en 80 metros, nos lleva a otro más marcado. Una vez encontrada la senda clave, la seguimos hacia la derecha. En varios tramos se aprecia con claridad la pasada existencia de un excelente camino, aunque hoy día se encuentra completamente abandonado y solamente algún aislado cairn delata el paso de cazadores o senderistas nostálgicos. La vegetación mediterránea, siguiendo la característica común de toda La Sierra, se ha adueñado del entorno y caminamos ahora entre quejigos, carrascas, boj, madroño, brezo, gayuba, enebro, tomillo y demás especies afines a la solana. Pronto avistamos el pueblo de Samaniego y, a los 540 metros del punto anterior, llegamos a una desviación a la izquierda señalada con cairns, cintas y un tronco seco. Giramos a la izquierda abandonando la trayectoria lógica del antiguo camino, que va a dar a un cortafuegos. El discreto sendero ahora tomado enfila directamente sur con una pendiente del 30%, más propia de cazadores que de carruajes. Tras un claro en el que abunda el brezo y la lavanda, entramos bajo un encinar muy tupido que, una vez traspasado, nos sitúa en la explanada de Las Majadas, atravesada por un ancho camino. Este camino, hacia la izquierda se dirige a la carretera del Puerto de Herrera, mientras que a la derecha conecta con un cortafuegos. Nosotros simplemente lo cruzaremos. Aunque un tanto escondida, pronto hallaremos la senda que mantiene el rumbo sur. Viene ahora un agradable tramo, abierto entre el bosque de encinas y carrascas con boj, hasta salir de nuevo a terreno más abierto a la altura de unas peñas que dejamos a la derecha. Se avista otra vez Samaniego y llegamos a una pista transversal. La cruzamos y en 200 metros descendemos al Parque Local donde se ubica la Ermita del Cristo (680 m). Unos paneles, en euskara y castellano, con el símbolo del caracol, anuncian este Parque Local, con fuente, mesas, barbacoas (clausuradas) y juegos infantiles, que rodea el edificio. La antigua Ermita de la Santa Cruz se levantaba cerca del Puerto de Herrera, en lo alto de la Sierra, hasta que fue demolida en el año 1731. Años después, entre 1755 y 1764 se reconstruyó en este nuevo emplazamiento donde, según la tradición, la imagen del Cristo reaparecía milagrosamente cuando se trasladaba al pueblo en procesión. Su festividad se celebra el lunes de Pascua de Pentecostés, con una romería popular. En 1978 fue incendiada, aunque en 1993 se reconstruyó por los vecinos de Samaniego, tal como queda plasmado en la placa de aluminio incrustada en una roca. Es de planta rectangular con una pequeña espadaña y está construida en piedra. Actualmente se ha habilitado en el interior un pequeño refugio de montaña, a disposición de quien desee visitar el municipio “siendo este un buen lugar para comer”. Un camino asfaltado llega desde el pueblo, así que lo vamos a seguir para finalizar la ruta. En suave descenso, flanqueados por campos de cereal y viñedos, nos topamos a los 500 metros con una pista transversal, a cuya par discurre el oleoducto. Seguimos de frente en un tramo de 600 metros, que forma parte de la ruta circular del sendero de pequeño recorrido PR-81 entre Samaniego, Leza y Villabuena, hasta salir a la carretera A-124, que circunvala Samaniego por el norte, en el mismo cruce con la carretera se encuentra la Bodega Viña El Fustal y allí se alza un panel informativo del mencionado sendero PR-81, así como un poste indicador de la Ermita y Parque del Cristo. Cruzamos el asfalto y nos adentramos por las calles del pueblo de Samaniego, que en 1668 toma el título de villa separándose de Laguardia, en la actualidad es un municipio perteneciente a la Cuadrilla de Laguardia-Rioja Alavesa, en la comarca de Rioja Alavesa, que consta únicamente de este núcleo de población. De las murallas y fortificaciones de antaño solamente queda en pie el torreón junto al cual se construyó en la segunda mitad del siglo XVI.