Ruta Alternativa TEJERA DE TOSANDE (PALENCIA)

???????????????????????????????

De gran singularidad biogeográfica y belleza paisajística, la Tejeda sobresale por la abundancia de ejemplares y los portes de tejos longevos, con 1 e incluso 1,5 metros de diámetro y tallas de más de 15 metros de altura. El sendero discurre además por una gran variedad de formaciones arbóreas, testigo del encuentro entre la región biogeográfica mediterránea y eurosiberiana. Así en su parte baja se atraviesa un encinar mediterráneo, que pronto da paso a un robledal para, en la parte alta, adentrarnos en un magnífico hayedo en el que se inserta la citada tejeda. Los prados y las preciosas panorámicas de la Sierra del Brezo y el conjunto de la Montaña Palentina completan un recorrido por paisajes de gran interés natural.

IBILIBIDEA /FITXA TEKNIKOA

    • Mapa:

ITINERARIO PREVISTO
La Tejeda de Tosande es un espacio natural perfecto para pasear en los días otoñales. Se trata de una senda sencilla y perfectamente señalizada que transcurre por bosques de hayas, robles y encinas. El punto y final a la ruta, lo pone una hermosa Tejeda con árboles milenarios.
El punto de partida de la Senda de la Tejeda de Tosande se sitúa en el aparcamiento ubicado junto a la carretera C-626 (1.148 m), a la altura de Dehesa de Montejo. Junto al mismo se sitúa el Jardín de la Tejeda, un espacio interpretativo de los valores naturales de la Tejeda y el Valle de Tosande, accesible para personas discapacitadas  y que nos ayudará a comprender el significado de lo que vamos a observar en nuestro recorrido por el sendero. Salimos del Jardín y girando a la derecha tomamos la pista que desciende hasta la línea de ferrocarril de vía estrecha Bilbao – León, que cruzaremos por un paso inferior al que inmediatamente sigue una portilla ganadera. Seguimos descendiendo por la pista rodeados de prados, hasta que poco después de un camino que parte hacia la derecha, nos adentraremos en el Valle de Tosande, girando hacia la izquierda por una senda que se adentra en un robledal. Poco después, siguiendo el sendero, y tras sobrepasar un burladero que evita el paso del ganado, pasaremos junto a las escombreras de una mina abandonada. Proseguimos por la misma senda y nos introducimos en un angosto desfiladero con imponentes farallones calizos, que nos conduce hasta un paso ganadero, tras el que tomaremos el camino ascendente que continúa subiendo paulatinamente por el Valle de Tosande. Pronto llegamos a la pasarela que cruza el Arroyo Tosande y que da inicio al bucle de la Tejeda (1.170 m). 
Tras cruzar por la pasarela de madera iniciamos un progresivo y duro ascenso entre el bosque repleto de hayas que nos hará sudar un poco, al cabo de un buen rato y tras ganar altura salimos a terreno abierto para desembocar sobre un bonito mirador (1.415 m). Buenas vistas sobre el valle que ha trazado el arroyo de Tosande. Frente a nosotros los picos de las Cruces, nuestro próximo objetivo y el Pico Almonga, de menor altura a la derecha y el collado de los novios a donde tendremos que llegar tod@s.
Dejamos atrás este bonito mirador y emprendemos un bonito descenso por el bosque hasta llegar al fondo del valle (1.195 m), atravesamos el interior el corazón de la tejera admirando los enormes ejemplares de tejos, siempre sin salirse de la pasarela. (La tejera se ha convertido en destino turístico y se ha habilitado una pasarela de madera en su recorrido por el interior del bosque para protegerlo). Tras dejar atrás el bonito bosque de Tejos y llegados al fondo del valle nos topamos con un Panel informativo a la entrada o salida de la Tejera de Tosande según se realice el trayecto (1.206 m). A partir de aquí emprenderemos un acusado pero fácil ascenso por un estrecho y evidente sendero hasta llegar al amplio collado de los novios (1.364 m), una vez en este punto seguiremos en dirección norte para emprender un cómodo descenso hacia un frondoso hayedo, unos hitos estratégicamente colocados nos llevaran sin pérdida ninguna al fondo del valle donde se encuentran las antiguas minas de cobre de Landillero (1.200 m), una vez en el fondo de esta gran hondonada parte la senda pista de las calicatas que nos lleva a una portilla, tras cruzar esta portilla nos topamos con una explotación ganadera, sin dejar dicha pista llegaremos a la cabecera del pantano de Ruesga y al pueblo que da nombre al pantano, tras cruzar Ruesga (1.014 m) damos por finalizada la ruta.