ALTO DE LAS CORVAS (1.563 m) y CASTRO VALNERA (1.718 m)(Burgos)

Castro Valnera (lunada) 036

El Castro Valnera es la joya de la corona de Las Merindades y uno de los principales exponentes de las montañas cantábricas, supone la máxima altura de la Cordillera Cantábrica en su sector oriental. Es una gran mole rocosa que presenta una gran cantidad de desplomes verticales en su vertiente septentrional, de la cual brotan los ríos pasiegos. No en vano su nombre, Valnera, hace referencia en latín a la abundancia de fuentes, así como a la gran cantidad de bellotas (“balanus” en latín) procedentes de los robles que había en esta zona, hasta que se empezaron a explotarlos para las Reales Fábricas de cañones de La Cavada.

IBILIBIDEA /FITXA TEKNIKOA

    • Responsable Grupo: SANTIAGO DE DIEGO
    • Distancias: 18 km (Moderado)
    • Tipo de Actividad: Senderismo 
    • Situación: Los Cuatros Valles Pasiegos (Burgos)
    • Tiempo: 6:00 h recorrido sin descansos
    • Salida Ruta: Stación de Sky de Lunada (Burgos)
    • Final Ruta: Las Machorras (Burgos)
    • Subida acumulada: 700 m
    • Desnivel: 1.100 m
    • Dificultad: MODERADA 
    • Esfuerzo: ALTO
    • Riesgo: MODERADO 
    • Cimas: Alto de las Corvas (1.563 m), Torcaverosa (1.544 m) y Castro Valnera (1.718 m). Opcional Cubada Grande (1.605 m)
    • Track GPX: CASTRO VALNERA Lunada Las Machorras
    • Track KMZ: Google Earth CASTRO VALNERA Lunada Las Machorras
    • Waypoints: Waypoints Dos Rutas
    • Perfil Ruta:

    • Mapa:

ITINERARIO
Damos comienzo esta travesía en el parking junto a la pequeña estación invernal de lunada (1.275 m), desde aquí lo primero que tenemos que hacer es ascender por un estrecho sendero que se ha ido realizando por el caminar de la gente que hace esta ruta hasta la cercana cima del Canto de las Corvas (1.563 m). Una vez situados en la primera cota el Canto de las Corvas (1.563 m.) podemos ver uno de los grandes peligros de esta ruta cuando se hace en invierno, la gran cantidad de torcas (grietas en el terreno) que hay por esta zona, que al cubrirse de nieve no son visibles pero que al pisar esa nieve blanda puede hacernos caer en una de estas cavidades. Continuamos cresteando hasta que llegamos a una zona llena de rocas y en la que seguimos un camino, no existente, marcado por unos hitos  de montoncitos de piedras colocados por otros senderistas. Seguimos ascendiendo entre estas rocas, las cuales con lluvia o nieve dificultarían bastante el ascenso, para llegar al pico de la Miel (1.563 m), el cual se caracteriza por disponer de un buzón alpino y de una pequeña escultura de metal.
Una vez abandonado el Pico de La Miel, comenzamos un ligero descenso para luego dirigirnos de nuevo hacia lo alto de la siguiente cima, para ello nos dirigimos por una pendiente herbosa en la que prácticamente no se distingue ningún sendero, bajamos en dirección Sur hacia una pequeña peña que destacaba en el terreno la cual bordeamos por su lado izquierdo (S), ya podemos tener una vista del Alto o collado de la Piluca (1.421 m), nuestro próximo objetivo, teniendo también la primera visualización de lo que parecen ser el Castro Valnera, en el Alto de la Piluca (1.421 m) volvemos a encontrar el pequeño paso entre la hierba que se dirigía a un sendero que ascendía desde la pista que atraviesa las cabañas del Bernacho, otra de las posibles rutas para realizar el ascenso al Castro Valnera.
Desde el collado ascenderemos siguiendo el sendero (SW) entre la hierba hasta el collado de la Pirulera (1.512 m), collado que delimita la separación entre las dos provincias y en el cual pudimos encontrar unas marcas rojas en las piedras, también en las cercanías de este collado se sitúa la depresión de Torcaverosa, cuya cima, la Peña los Llares (1.544 m) queda cercana a la derecha.
A partir de este punto ya no hay pérdida para llegar a nuestro destino final, ya que sólo hay que seguir el sendero sin perderle en ningún momento. También se pueden encontrar unas marcas rojas pintadas en el camino que marcan la ruta correcta. Continuamos el ascenso por la arista (E) siguiendo un pequeño sendero abierto por los senderistas que realizan esta ruta a esta cima emblemática de las montañas de Cantabria y Burgos, el sendero que sigue la cresta de Valnera hasta la cima pasando por la antecima N. (1.696 m) atraviesa una zona herbosa y que en condiciones meteorológicas de lluvia le harían mucho más duro.
El último tramo del ascenso hay que realizarlo con cuidado ya que en algunos momentos la ascensión se endurece e incluso en algunos momentos no nos queda más remedio que ayudarnos de las manos y extremando la precaución ya que vamos al borde del cortado. En el tramo final encontramos el indicador de que ya llegamos.En la cima hay un vértice geodésico, aunque se encuentra bastante dañado, y un buzón alpino. Aunque su altitud (1.718 m) no es muy elevada, sí se trata de la montaña más alta de la Cordillera Cantábrica en su sector más occidental entre los Picos de Europa y los Montes Vascos. Por esta razón es visible desde una amplia área, principalmente desde el lado cántabro. Este hecho hace que las vistas que se disfrutan desde su cima sean espectaculares.
Hacia el Este contemplamos el Valle de Lunada cerrado por la Peña Lusa. Hacia el S. tenemos la Cubada Grande y detrás el Puerto de Estacas de Trueba. Pero la perspectiva más espectacular se produce hacia su vertiente O. y NO. sobre el Valle del Pas en Cantabria, ya que nos situamos a más de 1000 metros de desnivel sobre el valle. En los días claros, se aprecia incluso la ciudad de Santander y el azul del Mar Cantábrico de fondo, no en vano nos separa de él apenas 25 kilómetros.
Tras las pertinentes fotos continuamos el recorrido que ahora casi en su totalidad será de bajada. Comenzamos el descenso en dirección (S) por la senda o via habitual de ascenso al Castro Valnera, una senda bien definida y unos hitos bien colocados, nos llevan al pequeño paso entre las rocas y posterior collado La Canal (1.448 m) que separa el Castro Valnera del Cubada Grande. Una vez que llegamos al Collado giraremos a la dcha… para tomar una senda o traza de ganado, delante nuestro se abre el valle del arroyo de Peña Negra, que según las épocas forma bonitas cascadas en su caída. No muy lejos visualizamos las cabañas arruinadas de Peña Negra, lo que denota el aislamiento de este valle. El camino no obstante no desciende por el mismo, sino que en primera instancia gira hacia la izquierda, bordeando Cubada Grande. Vamos siguiendo el claro sendero que desciende por la mano Izq… del arroyo de Peña Negra y por la ladera sur de Cubada Grande. Tampoco descendemos mucho, sino que más bien llaneamos hasta que bastante más adelante empezamos a girar hacia la derecha y por fin bajamos hacia el valle. Tras un último vistazo hacia las alturas de Castro Valnera entramos ya directamente en el valle del Trueba. Observamos incluso la zona de su nacimiento, en las proximidades del puerto de Estacas de Trueba. Bastante más abajo encontramos la zona de prados cercados y cabañas de pando. El camino empieza a bajar rápidamente hacia el valle, aunque el descenso es prolongado. En un momento dado observamos la cascada del Guarguero, formada por el río Trueba, lugar de chapuzones estivales. A medida que vamos bajando observamos río abajo un estrechamiento del valle en donde existe un extenso hayedo. La vista frontal se ve culminada por el Picón Blanco, en donde pueden distinguirse los restos de su antigua instalación militar.
Las estampas del paisaje pasiego se suceden hasta que alcanzamos la vega del río Trueba. Hacia la derecha nace una senda que nos conduciría hasta la cascada Guarguero (serían unos dos kilómetros adicionales, sólo la ida). Nosotros continuamos junto al río (con frecuencia lleva poca agua debido a los procesos de filtración). Al otro lado vemos una zona de acampada gestionada por la Junta de Castilla y León. El camino se separa del río. Ignoramos una opción que vuelve a subir por la ladera mientras que nosotros nos mantenemos justo en el límite de los cercados. Pasada una cabaña el camino se transforma en un sendero un tanto cerrado pero perfectamente practicable que termina junto a una pista cementada. Bajamos otra vez hasta el rio, momento en que giramos hacia la izquierda.
Dejando a un lado un bonito puente de piedra nos vamos acercando a la zona más cerrada del valle, ganando algo de altura. Enfrente encontramos el hayedo al que hicimos referencia anteriormente. Tras dejar atrás un tramo en el que por momentos observamos los restos de empedrado, alcanzamos el punto más alto del tramo. Repentinamente vuelve a aparecer ante nosotros el valle de Lunada. Nos alejamos un tanto del río por un camino no excesivamente definido que deriva en una pista cementada. Siguiendo la misma llegamos a una bifurcación en donde seguimos hacia la izquierda. Pronto trazamos una amplia curva y por fin descendemos hacia el río. Entre cabañas alcanzamos un puente sobre el rio Lunada y el área recreativa de Salcedillo (860 m), a partir de aquí y tras cruzar la carretera BU-572 tomaremos el sendero balizado de la senda de Valdescaño. La ruta, apenas un paseo, enlaza el barrio de Salcedillo con Las Machorras por la margen izquierda del río Trueba.
Desde el “aparcamiento” de Salcedillo seguimos una bonita cambera entre la ribera del río y los muros de las fincas, al poco cruzamos un arroyuelo pasando por encima de unas losas, nos encontramos con un cruce de caminos en el cabañal de El Cuadradal (845 m), donde enlazamos con el trazado de la Senda Monte La Frente, que compartiremos hasta Las Machorras. Tomamos por la izquierda para subir por una pista cementada, un poco más arriba abandonamos la pista y tomamos por un bonito callejo a mano derecha. Abandonamos el cabañal, y al poco seguimos la indicación de una estaca para abandonar el camino que nos lleva hacia el cauce del río y continuar por un sendero, seguimos adelante e ignoramos un puente para seguir por el borde del río (Izq) siguiendo las indicaciones del sendero balizado con pinturas Azules y blancas y Verdes y Blancas. Seguimos el camino por una zona cada vez con más caliza y a un pequeño tramo algo incómodo entre la caliza, al final de este tramo incomodo salimos a una pista que bordea el cabañal de Torme, que enlazamos al lado de los pozos de Los Pilangreros. Seguimos  por la pista entre las fincas y al llegar a una bifurcación tomamos a la derecha hasta el Barrio de La Perrera, momento en el que la abandonamos para cruzar un puente a mano derecha. Al cruzar el puente tomamos por la izquierda y entramos en las Machorras (810 m), justo al lado de la plaza nos esperara el bus dando por finalizada esta travesía.